Viendo 8 entradas - de la 1 a la 8 (de un total de 8)
  • Autor
    Entradas
  • #12728
    yoapoyoaltelyoapoyoaltel
    Superadministrador
    #12743
    Carmen MateoCarmen Mateo
    Participante

    ¡Hola! Ya estamos de nuevo por aquí.

    Después de varias actividades en las que os pedía la visualización de contenido o la reflexión propia, llega LA ACTIVIDAD, con mayúsculas, del curso..

    Como habréis comprobado en el vídeo que se centra en la temática de “La comunicación de la pérdida”, os propongo, en este momento, resolver un caso práctico (inventado). Me gustaría que, en función de la información que tenéis sobre Juan y la pérdida que ha sufrido, me digáis:

    – ¿Cómo le transmitiríais la pérdida?
    – ¿Qué cuestiones habría que tener en cuenta?
    – ¿Cómo responderíais a las preguntas de Juan?
    Seguro que entre todos ayudamos a este pequeño a enfrentarse de la mejor manera posible a los hechos.

    ¿Quién empieza? Estoy deseando leeros.

    #12758
    Maria García Pajares
    Participante

    Primero de todo decir que es una noticia inesperada, los adultos estaremos en estado de shock, y en el momento de enterarnos de la noticia tendremos que decirlo a Juan de la manera mas sincera y cercana posible, si el adulto esta llorando, nervioso , dubitativo es normal, puesto que para todos es algo imprevisto, le contaremos Juan que su tío ha tenido un accidente con el coche y ha muerto, todos estamos muy tristes porque no vamos a volver a ver al tío, pero ya sabes que tu tío te quería mucho y por eso hay que recordarle con nuestra mejor sonrisa. Siempre hay que tener en cuenta al niño, como se siente, por tanto hay que preguntarle ¿Cómo estas? como te gustaría despedirte de tu tío? , respondería a sus preguntas de la manera mas natural que el momento requiriese, es decir, ante esa noticia hay preguntas que no se pueden contestar, por ello, hay que ser sinceros y si una pregunta no tiene respuesta hacérselo saber.
    Si después preguntase que si nosotros “sus padres” nos vamos a morir, prepararle y decirle la verdad, pues Juan cariño ahora estamos bien, pero algún día todos nos tenemos que morir. Las personas nacemos, nos reproducimos y morimos. sabes cual es lo mas importante para que una persona no muera del todo?? pensar en ella y lanzar un beso al cielo todos los días.

    Tengo que reconocer que cuesta enfrentarse a esta realidad, pienso que los adultos intentamos que los niños vivan felices y evitamos comentarios, situaciones para que no se sientan mal. Tenemos que trabajar mucho, para irnos dando cuenta que no les estamos haciendo un favor si no todo lo contrario. Muchas gracias.

    #12801
    Carmen MateoCarmen Mateo
    Participante

    Muy buena tu respuesta, María. Pero ¡cuidado! “Al tío hay que recordarlo con nuestra mejor sonrisa”… Piensa si, con esta verbalización, se está coartando la libertad de expresión del niño. ¿Es que acaso debe tener siempre una sonrisa? ¿Qué pasa si lo recuerda con tristeza? He entendido perfectamente el sentido que le has dado a tu explicación, pero cuidado con el uso que hacemos del lenguaje.

    Al hilo de ella, se me ocurre una cuestión:

    – ¿Nos cuesta a nosotros, como adultos, decir que alguien “se ha muerto”? ¿Estamos más acostumbrados a decir “se ha ido”, o a utilizar cualquier otra expresión más “light”?

    #12804
    Maria García Pajares
    Participante

    PERFECTO. RESPECTO A TU PREGUNTA CREO QUE EN MI CASO POR LO MENOS TENGO MUCHO CUIDADO A TRATAR ESTE TEMA CON LOS NIÑOS, ES COMO SI NOS DIERA MIEDO HERIR SUS SENTIMIENTOS, PERO GRACIAS A TODO ESTO HE COMPRENDIDO QUE NO HAY QUE COACCIONAR AL NIÑO NI OCULTARLE LA REALIDAD POR MUY DURA QUE SEA. PERO SI POR EJEMPLO ES UN POR UN ACCIDENTE Y LUEGO EL NIÑO TIENE MIEDO DE IR EN UN COCHE O EN UN TRASNPORTE? COMO SE PODRIA TRATAR?

    #12806
    Carmen MateoCarmen Mateo
    Participante

    Muy interesante tu reflexión, María.

    A veces, algunos acontecimientos traumáticos (como puede ser un fallecimiento repentino o en circunstancias delicadas -asesinato, suicidio-) puede generar en las personas una sintomatología similar a la del trastorno de estrés postraumático. En los niños, esto se traduce en un miedo exagerado al hecho que provocó el acontecimiento. En el caso que tú expones, el niño podría desarrollar miedo a volver a montar en coche, por ejemplo.

    Este tipo de miedo se genera por un error de pensamiento (“si le ha pasado a mi tío, me puede pasar a mí”). El modo de trabajarlo a nivel terapéutico sería difícil (y largo) de exponer aquí, pero es fundamental el trabajo cognitivo con el niño haciéndole ver lo irracional de sus miedos, ofreciéndole pensamientos alternativos, cómo manejar esos pensamientos, cómo controlar la sintomatología física asociada (nerviosismo, malestar…) y con aproximaciones sucesivas a la situación temida.

    Hay un cuento que yo utilizo muchísimo en terapia con mis niños. Se llama “Grisgrís” y nos habla de un ratón que tiene a su Edo (su miedo) estropeado y le tiene miedo a todo. A través de su lectura, los niños aprenden que el miedo es adaptativo pero solo cuando cumple con su función básica: alejarnos del peligro. Yo siempre les digo que, ante el peligro, hay que tener cuidado, pero no miedo. Y ellos suelen entenderlo muy bien.

    #12834

    Buenos días a todos y todas,

    Si fuese la madre de Juan le diría “Juan, como sabes, a veces pasan cosas que no nos esperamos. Cosas sorpresa. Algunas sorpresas son buenas como cuando vienen los reyes magos y otras sorpresas son malas. Pues ha pasado algo que es una sorpresa mala. El tito ha muerto. Iba con su coche en la carretera y se ha cruzado otro coche y se han chocado. Ya sabes que eso no suele pasar porque todo el mundo sabe lo que tiene que hacer cuando conduce, pero, algunas veces las personas se equivocan. La persona que iba conduciendo el otro coche se ha equivocado y entonces ha chocado con el coche de tu tío. Así que, tu tío se ha muerto. Ya no respira, ni siente, ni piensa, ni anda. ¿Tienes alguna pregunta?
    Papá y yo hemos pensado que puedes escribir una carta con las cosas que te gustaría decirle al tito y que ya no puedes. Cuando la tengas escrita podemos ir a donde está guardado su cuerpo para que se la leas y puedas decirle adiós.”

    A la pregunta de Juan acerca de cuándo moriría yo respondería “Eso es algo que no se puede saber Juan. Todas las personas morimos en algún momento, pero, no sabemos cuándo. Lo más seguro es que cuando sea más grande. Todavía nos quedan muchos momentos que vivir juntos y disfrutar”.

    #12841
    Carmen MateoCarmen Mateo
    Participante

    Genial tu explicación de los hechos, Cristina.
    Utilizas el término “muerte”. Explicas que, lo ocurrido, no es frecuente. Dejas claro que el cuerpo deja de funcionar. Muestras apertura comunicativa y sugieres la realización de una actividad que pueda facilitar el proceso de duelo. En función de las necesidades de Juan, la conversación continuaría dando respuesta a sus inquietudes. Todo ello muestra que has interiorizado correctamente los contenidos trabajados.

    Me encanta tu respuesta a su duda respecto a tu propia muerte. Sincera, concisa y aportando la tranquilidad de tu acompañamiento durante muchos años más.

Viendo 8 entradas - de la 1 a la 8 (de un total de 8)

Debes estar registrado para responder a este debate. Login here